conocimiento_principal


Palabras de Apertura del Foro “Hugo Chávez: Pensamiento, Discurso y Desafíos” en el marco de la celebración del cumpleaños de Fundacite Mérida y el Comandante Chávez

“Es muy importante esto, la creación del software, nuestro software, Software Libre”.

Hugo Chávez Frías

Chávez entrando a Fundacite

 

En este edificio funciona el Centro Nacional de Desarrollo e Investigación en Tecnologías Libres (Cenditel) que es una institución creada por el Comandante Hugo Chávez Frías hace ya casi 10 años. Y creo que tenemos muchos motivos para celebrar. Debemos celebrar en primer lugar el cumpleaños número 62 del Comandante Chávez y también el aniversario número 28 de Fundacite Mérida. Y pues resulta que Cenditel surge como una institución hija de Fundacite Mérida. Nace de una propuesta que el entonces presidente Jose Aguilar le llevó a la entonces ministra Yadira Córdova para la creación de un instituto de software libre adscrito a Fundacite Mérida. La profesora Córdova evaluó la solicitud y prefirió presentarle una propuesta de creación de un Centro Nacional de investigación y desarrollo de software al Comandante Chávez. Chávez creyó en nosotros y la aprobó. Es así cómo estamos hoy aquí celebrando los cumpleaños de nuestra madre y de nuestro padre: Fundacite Mérida y el Comandante Chávez.

Y creo que debemos celebrar eso, la creación. La suma de capacidades para que, en la transformación, creamos que somos capaces de crear. Pasaron 500 años diciéndonos que no podíamos crear, diciéndonos que no debíamos crear, que no teníamos la capacidad de crear. Y nos lo creímos…

Nos lo creímos tanto que perdimos nuestras capacidades más básicas de producción. Llegamos al siglo XXI sin la capacidad mínima para hacer un jabón. Tenía que venir la Colgate o la P&G a hacérnoslo. Llegamos al siglo XXI sin la capacidad mínima para producir una semilla. Tenía que venir a vendérnosla la Monsanto. Llegamos al siglo XXI sin la capacidad mínima de hacer un software. Teníamos que pirateárselo a la Microsoft.

Y fue entonces cuando llegó el comandante y mandó a parar. Quizás lo más importante del comandante fue esa tecnología de la palabra. Él creía, como Aquiles Nazoa y tantos otros, en los poderes creadores del pueblo. Sabía que estaban allí, ocultos, esperando la oportunidad para florecer y desenvolverse desde lo que nos era más propio. Sabía que estaban allí y que con el poder de la palabra podían germinar. Sabía que, como todo proceso de cultivo, no se cosecha de una. Como buen campesino sabía que primero hay que preparar la tierra, para entonces sembrar la semilla, para luego cuidarla pacientemente hasta que llegue el tiempo de la cosecha. Él lo sabía e hizo lo que en su tiempo debía, limpiar la maleza, preparar la tierra, sembrar…

En esta época tenemos dos alternativas. O nos metemos a contrabandistas para buscar cómo hacer para traer desde la casa de los vecinos los productos de Colgate, P&G, Kimberly & Clark o Johnson & Johnson para venderlos a precios exorbitantes. O tenemos la otra opción de crear y producir por nosotros mismos… Chávez, a través de la palabra, limpió la maleza, preparó el terreno y sembró la semilla. Está en nosotros cuidar y pacientemente creer en nosotros mismos, en la posibilidad de crear como pueblo, en la posibilidad del desarrollo endógeno.

Hace ya casi 10 años cuando Fundacite Mérida estaba pariendo a Cenditel, el comandante se percató de que el tema del Software Libre no era tanto ese de las famosas cuatro libertades de copia, uso, observación y modificación. Chávez se dio cuenta de que la libertad del software, era la libertad de creación, la creación de un producto que pudiésemos llamar “nuestro”.

Con mucha alegría aprovecho a decirles aquí, en la celebración del cumpleaños de nuestro padre creador Hugo Chávez y en la celebración del cumpleaños de nuestra madre creadora Fundacite Mérida, que esta semana estamos lanzando el Sistema Integral para la Planificación Estratégica Situacional un software creado por nosotros los venezolanos que moramos en Mérida e inspirado en las ideas originarias de ese chileno -también nuestro- que fue y es Carlos Matus. También aprovecho de decirles que la próxima semana estaremos lanzando una aplicación nuestra, una aplicación interactiva para Televisión Digital Abierta a propósito de las Olimpiadas. Esta aplicación fue realizada con el software Ginga-NCL que es originario de un brasileño también nuestro llamado Luis Fernando Gomes Soares. Software creado por nosotros, desde nosotros, para atender nuestras necesidades.

Creemos así en que la posibilidad de la creación, se basa en la posibilidad de creer en nosotros mismos, de creer en nuestras capacidades como pueblo. Por supuesto, no se basa en encerrarnos acá y no ver hacia el exterior, pero sí se basa en la posibilidad de creer en que “nosotros” como andinos, como venezolanos, como suramericanos, sí podemos. Sí tenemos la capacidad, sí podemos crear.

Chávez limpió la maleza, preparó la tierra y sembró la semilla. Nosotros debemos cuidar la siembra y cosechar los frutos. No caigamos en la tentación de la facilidad del contrabando. Creamos sí en que somos capaces, en que somos capaces de crear.

Decía Hugo Chávez Frías hace ya casi 10 años en estos mismos espacios de Fundacite Mérida:

“Es muy importante esto, la creación del software, nuestro software, Software Libre”.


 

José J. Contreras
28 de julio de 2016